Cómo jugar dominó en equipo: 5 estrategias

Evalúa Guarda Comparte

Este maravilloso juego matemático se puede realizar con dos, tres y cuatro personas, máximo, siendo en duelo por parejas. Este último es el más tradicional y requiere de habilidad mental para soltar las piezas correctas. En distintos países de Latinoamérica y Europa se disputan torneos con apuestas de dinero real.

De acuerdo a los historiadores, el dominó se originó en China (1600), pero se practicaba con 32 piezas. Las partidas con 28 estructuras rectangulares comenzaron en el siglo XVIII, en territorios occidentales.

La pieza está dividida en dos caras, cada una con un número, incluyendo los dobles (por ejemplo, doble uno). La carta más baja es el doble blanca, y la más alta es el doble seis. Cuando se juega por equipo, cada jugador tiene su pareja al frente y cada turno se corre hacia la derecha.

Así se juega el dominó

Desarrollo

Lo primero es revolver todas las estructuras, sin que se vean. Cada participante toma 7 cartas al azar (7x4=28) y la primera en colocarse es el doble seis. El siguiente jugador debe conectar una de sus piezas con el seis que reposa en la mesa. Si no es posible, ya que no posee juego de seis, deberá ceder su turno.

La ronda se acaba automáticamente cuando un jugador se queda sin fichas y representa a la pareja ganadora. Las fichas sobrantes deben sumarse, número por número, para definir una puntuación. En la siguiente ronda ya no parte el doble seis, sino quien triunfó en la anterior. El primer equipo que llegue a 50, 100 ó 200 puntos, dependiendo de las reglas establecidas, gana la partida.

Cuando se tranca el juego

Esto sucede en numerosas ocasiones, por lógica o intención. Por ejemplo, si las siete cartas pintadas con cinco (5-blanco, 5-1, 5-2, 5-3, 5-4, 5-5, 5-6) fueron colocadas y el tablero muestra un 5 por ambos lados, se decreta que está cerrado o bloqueado.

La pareja ganadora será aquella que tenga el jugador con menos pintas (no cartas), así que todos deberán contar sus números. Si dos rivales empatan el resultado numérico, el vencedor será el que estaba más próximo a llegar, es decir, quien sea mano.

Pexels

Estrategias del dominó

1. Si tu pareja es quien soltó la primera carta, automáticamente es mano, así que tu objetivo es evitar que el rival situado a su izquierda le obligue a perder el turno. Aprecia todas sus jugadas para favorecerle en la tuya. Si notas que en dos oportunidades ha jugado 3, seguramente tiene más.

2. Cuando obtienes cuatro o cinco cartas de un mismo número, pero no te toca iniciar la partida, deberás examinar cuidadosamente si conviene apoderarte del juego. Sin embargo, es casi una orden que debes atacar.

3. Si tu compañero suelta cartas de bajos números, probablemente ganará la ronda si se tranca, así que puedes jugar en pro de que esto suceda. Si eres tú quien posee fichas de escasa suma, tienes dos posibilidades de ganar: colocándolas todas o por una ronda cerrada.

4. Cuando tu rival situado a la izquierda es quien inicia el juego, tu objetivo es tapar cada número que desee soltar a su favor. Asimismo, tu compañero tiene la misión de hacerle perder el turno para que tú tomes la mano.

5. Esta es una jugada maestra. Imagina que tu rival tiene tres 5, pero tú posees tres 5 más. En este momento, tu misión no solo será tapar sus jugadas sino intentar dejarle sin 5. De este modo serás dueño de la cabeza, es decir, del último o los dos últimos 5, hecho que te permite tener un par de turnos asegurados.

Pexels

Jugando entre dos y tres personas

El duelo clásico se disputa entre dos participantes. Cada uno toma 7 cartas y las 14 fichas restantes se apartan a un lado. Cuando alguno de los jugadores no tiene número disponible deberá robar una o más cartas hasta que pueda acomodar una estructura. Si no hay más para robar, solo cede su turno.

En caso de que el juego se cierre, el participante en turno debe robar las cartas sobrantes (si hay) y luego se suman las pintas. Ganará quien tenga menos.

El dominó entre tres personas es más sencillo. Cada jugador toma 9 cartas y el doble blanco se excluye. Al igual que por parejas, los turnos se corren hacia la derecha. Cabe destacar que en ambas modalidades, la partida se puede ganar por puntos o por número de victorias.

Leer también: Cómo jugar ajedrez: te enseñamos todas las fichas y movimientos

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

72 − 62 =

Comentarios