10 trucos para quitar el hipo en segundos

Evalúa Guarda Comparte

Uno de los padecimientos más comunes, pero molestosos, que puedes sufrir en el organismo es el hipo. No solo es incómodo sino que en ocasiones se prolonga por tiempo indeseado. Sin embargo, existen diversos trucos para eliminarlo y probablemente algunos ni los conocías.

Para entender en qué consisten es importante que conozcas en exactitud qué es el hipo. Se trata de un movimiento involuntario del diafragma que provoca el cierre de la epiglotis (órgano localizado detrás de la lengua) y las cuerdas vocales. El ruido característico (¡Hip!) se produce porque apresura la entrada de aire.

La mayoría de los métodos que te ofrecemos se realizan tomando agua o con técnicas de respiración. Si se trata de un niño, utiliza los que consideres adecuados.

Prueba estos recursos para acabar con el hipo:

- El azúcar resulta una buena opción. Toma una cucharada e inmediatamente un vaso de agua. Si persiste el hipo, puedes intentar una o dos veces más.

- Una segunda alternativa es beber un vaso de agua completo desde la esquina de tus labios. Si lo haces conteniendo la respiración, mejor.

- No es la técnica más agradable, pero una cucharada de vinagre blanco resulta efectiva. Por ser un líquido amargo, el sabor estimula al diafragma a detener sus contracciones.

- Un cuarto truco es tomar agua con la cabeza hacia abajo. Es decir, haciendo que el líquido suba. Puedes apoyar el vaso en una mesa e inclinarte.

- Al igual que con el vinagre, intenta morder y beber el jugo de un limón. El ácido creará una reacción en el diafragma para eliminar el hipo.

- Toma aire profundamente y luego contén la respiración. Ahora infla y contrae tu área abdominal.

¿Sigue el hipo? Aún te quedan algunas técnicas:

- Tragando aire para buscar un eructo fuerte es uno de los métodos más comunes. La expulsión de gases por la boca produce distensión abdominal.

- Atención con este método, porque aunque luzca tonto, es muy efectivo. Bebe un poco de agua y mantenla en la boca. Ahora inclina la cabeza hacia atrás, tira hacia abajo tus lóbulos y luego traga.

- Coloca un lápiz entre tus dientes y trata de beber agua mientras lo sostienes. El paso del aire mientras tragas puede estimular tu diafragma.

- Un último recurso es respirar lentamente dentro de un bolsa de papel. La idea es inhalar nuevamente el aire que exhalas (CO2).

Si el hipo persiste luego de intentar todos o la mayoría de los métodos, lo más recomendable es visitar al médico. De acuerdo al portal Mayo Clinic, este padecimiento ocurre por estrés, reflujo y faringitis. También se presenta por polifagia (aumento excesivo de apetito) y úlcera péptica, cuando una llaga se aloja en el esófago o intestinos.


Foto: Pexels

Lee también: ¿Cómo cortar la diarrea?

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

54 − = 48

Comentarios