¿Dolor muscular? 3 remedios efectivos para quitar las agujetas

Evalúa Guarda Comparte

Las agujetas se conocen científicamente como dolor muscular de origen retardado. Un padecimiento común en las personas que practican deporte o asisten regularmente al gimnasio. Pero tienen un origen muy peculiar, ya que se instalan en el cuerpo tras un periodo de inactividad física.

El portal Cuídate Plus ofrece una explicación más clínica de las agujetas, precisando que “son roturas de microfibras musculares” que se producen cuando un músculo determinado se somete a una exigencia física mayor a las habituales. También ocurren cuando tu cuerpo no está adaptado a la intensidad de un ejercicio. La molestia es debido a una inflamación que a su vez irrita las fibras nerviosas. Y al involucrar nervios es cuando se asoma el dolor.

Pero no te preocupes, ya que un tratamiento adecuado es más que suficiente para librarte de ellas. Imagina un nudo alojado en uno de tus músculos y que simplemente necesitas desamarrarlo.

Te ofrecemos 3 remedios para quitar las agujetas

Antiinflamatorios

Es la vía más rápida y efectiva de acabar con las agujetas. Solo trata de buscar medicamentos sin contenidos esteroideos, así que nada de corticoides. Los tratamientos adecuados son ibuprofeno, diclofenac y piroxicam. Una dosis cada 8 horas durante tres o cinco días puede ser suficiente.

Unsplash

Crioterapia

Es la conocida terapia del frío y la idea es someter el músculo a una baja temperatura. El método consiste en simplemente aplicar hielo en la zona afectada para congelar el tejido y destruirlo de forma controlada.

La crioterapia se emplea tópicamente o, en casos más graves, en cirugía abierta. La web Radiology Info afirma que “es ideal para acabar con nódulos (agujetas) y también es un tratamiento especializado contra tumores en la piel, lunares precancerosos, papilomas cutáneos y cánceres de próstata, hígado y cerviz.

Más ejercicio

Es el tercer remedio para quitar las agujetas. Someter el músculo al mismo ejercicio (que causó el dolor) permitirá que haya un flujo sanguíneo en el área lesionada, reduciendo los metabolitos tóxicos y calmando progresivamente el dolor. Pero ojo, la actividad física debe realizarse esta vez con poca intensidad. Tómalo como una manera de limpiar el músculo con sangre.

Para prevenir la aparición de agujetas lo más recomendable es hacer un calentamiento oportuno, sobre todo si tienes tiempo sin practicar actividad física. Desde el momento en que asistimos al gimnasio o hacemos deporte somos propensos a una lesión, por lo que es necesario recibir la asesoría sobre cómo realizar un ejercicio y cuánta intensidad debemos aplicar. Recuerda que la salud está por encima de cualquier objetivo.

Lee también: 6 consejos para empezar a correr y no “morir” en el intento

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

39 − = 31

Comentarios