¡Pensando ecológicamente! Cómo hacer compost en 3 pasos

Evalúa Guarda Comparte

El compost es el resultado de un proceso llamado composta, que consiste en la descomposición de materiales orgánicos, vegetales y animales, para adquirir abono. Ecológicamente, este trabajo se hace para ordenar la basura, evitar las moscas y cuidar el medio ambiente.

Además de ser una labor de suma consideración, es una práctica en familia que permite enseñar a los más pequeños sobre valores, responsabilidad y respeto por la naturaleza.

Si te dedicas a la agricultura, debes saber que el compost te trae numerosos beneficios: mantener la humedad del suelo, dejar fluir el aire, controlar la erosión, evitar los fertilizantes y ayudar a las plantas en un crecimiento más saludable.

Como lo explicamos anteriormente, el compost se realiza con materiales orgánicos vegetales y animales. Estos son: pasto o hierba, ceniza, aserrín, frutas podridas o cáscaras, cualquier sobra de comida, estiércol y hasta pelos. Para iniciarlo necesitamos una compostera o compostador, que es el recipiente donde habitarán todos estos elementos orgánicos.

Cómo hacer compost

- Busca tu compostera. Puede ser una caja cuadrada o rectangular, idealmente de madera u otro material que no se dañe por la humedad. Omite el cartón y el anime.

Foto: Unsplash

También necesitas que respire el espacio donde se acumularán los desperdicios y que preferiblemente no toque el suelo. Además, es fundamental que la base o capa inicial sea de tierra.

- Una vez lo tengas armado puedes comenzar a introducir los desechos orgánicos. Es imprescindible que separes por capas los residuos sólidos y húmedos, así vas a equilibrar el compost y evitas que se convierta en un simple cubo de basura.

- Y aquí la clave: regarlo. El compost requiere de cierta humedad para transformarse en ese fertilizante artesanal que funcionará como abono. Con precaución para no inundar, intenta que el agua penetre en todas las capas de la compostera.

Deja pasar los días y chequea el proceso de compost. Dentro de unos 3 ó 4 meses tendrás listo el material que buscabas para cultivar. Si este no era tu objetivo, igualmente has hecho un gran aporte al cuidado del planeta.

Foto: Unsplash

Leer también: ¡Piensa en el mundo y tu economía! 5 consejos para ahorrar agua

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

+ 64 = 67

Comentarios