Cómo esterilizar a un gato: ¡Todo lo que necesitas saber!

Evalúa Guarda Comparte

Lo primero que debes conocer es la diferencia entre esterilizar y castrar a un felino, sea macho o hembra. La esterilización, que puede ser quirúrgica o química, impide que un gato tenga camadas, sin embargo, sus instintos sexuales y reproductivos continuarán activos. Por su parte, la castración consiste en la extirpación de sus órganos sexuales.

Aclarada la definición de cada punto, ahora te preguntarás qué hacer con tu gatito. El diario La Vanguardia cita a la veterniaria María Pifarré, quien considera que en los machos es conveniente optar por la castración "por problemas de comportamiento". "Ellos suelen marcar el territorio de una hembra y este olor es desagradable cuando se concentra", detalla la especialista.

Una vasectomía es más que suficiente para acabar con el problema de una reproducción indeseada. Además, el gato moderará su aceptación a otros felinos, ya que no segrega testosterona, y no sentirá la necesidad de aparearse. Es decir, se convertirá en una hogareña mascota. La castración es ideal en machos con "comportamientos agresivos y dominantes", afirma la veterinaria.

Pexels

¿Y en el caso de las gatas?

Acá el escenario se revierte. Los expertos indican que mediante la esterilización, las hembras continuarán entrando en celo y la aparición de tumores mamarios es inevitable. Sin embargo, la ventaja de esterilizarlas y no castrarlas pasa precisamente por su comportamiento.

Gracias a mantenerle intacto sus órganos sexuales, la gata seguirá segregando estrógenos, hormona que suaviza su carácter. Si una hembra agresiva y dominante es castrada, el tiempo podría darte muchos problemas.

Problemas de sobrepeso

Lamentablemente, los dueños de mascotas no están nutridos de información sobre cuáles son las consecuencias que trae la castración, sobre todo en el caso de los machos. Esta opción, que ciertamente resuelve algunos inconvenientes, también ofrece otros.

Uno de ellos es la mayor tendencia al sobrepeso, por lo que es conveniente diseñarle espacios de juegos y educarle en los hábitos alimenticios. Recuerda que al estar 24 horas en casa, sus instintos felinos (brincar, correr, cazar) pueden disminuir notablemente. La incontinencia urinaria es otro de los problemas, por lo que programar visitas al veterinario es recomendable.

Pexels

Leer también: 7 normas sobre cómo educar a un gato

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

+ 49 = 55

Comentarios