Cómo planchar una camisa en 7 sencillos pasos

Evalúa Guarda Comparte

Aunque representa una técnica sencilla, utilizar la plancha corresponde a un proceso cuidadoso. Recuerda que la "salud" de tu ropa está en juego cuando es momento de eliminar las arrugas que se forman por el guardado.

Para los principiantes puede significar una tarea engorrosa, más si el tiempo es escaso debido al trabajo o algún evento al que asistir. Un dicho afirma que de nada sirve comprar una camisa si no sabemos cómo plancharla. Además, un buen planchado denota elegancia para los detalles.

Te enseñamos cómo planchar una camisa:

1. Calienta la plancha

Asegúrate de que esté limpia para evitar manchas y, tras encenderla, espera que tome la temperatura correcta. Entre 100 y 160 grados es ideal cuando se trata de una camisa poliéster. Para probar la intensidad, algunas personas la tocan por debajo con dos dedos húmedos.

2. Una postura correcta

Dependiendo de cuántas veces al día o la cantidad de ropa que vas a planchar, es importante preservar tu postura para evitar dolores musculares. Mantén tu espalda recta y la abertura ideal del codo para no dañar las articulaciones.

3. Comienza con el cuello

Esta la zona más rígida de la camisa y cuesta sacar las arrugas, por tal motivo es preferible comenzar con el cuello. Ábrelo y ponlo en el centro de la tabla de planchar. El deslizado se realiza de derecha a izquierda, por ambos lados.

Pexels

4. Continúan los bordes

Es la parte donde se conectan los botones. Primero toma la mitad que tiene los orificios y aplica la misma técnica: de derecha a izquierda. Para la otra mitad debes tener cuidado con los botones, así que utiliza la punta de la plancha para pasar entre cada uno. Acá no hay que deslizar, sino pisar.

5. Ahora los hombros

Para planchar esta zona debes introducir la punta de la tabla por el cuello de la camisa. Así el hombro se estirará y podrás trabajar con comodidad. Deja que la manga cuelgue hacia el piso y desliza el aparato en ambos lados.

6. Vamos con la espalda y el pecho

Debido al espacio, esta es la parte más sencilla. Solo debes buscar el apoyo correcto en la tabla y deslizar en las parte donde veas arrugas. Una vez terminada la espalda, voltea la camisa y repite el proceso. Siempre de derecha a izquierda.

7. Terminamos con las mangas

Estira cada manga en la tabla de planchar y finaliza el proceso deslizando por cada lado. En la zona de los puños ten el mismo empeño que con el cuello, pero cuidado, porque aquí también hay botones.

¡Tu camisa está lista! Con el tiempo podrás ir perfeccionando la técnica y emplearás menos tiempo en el planchado.

Lee también: Cómo limpiar la plancha

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

87 + = 92

Comentarios