Cómo blanquear la ropa

Evalúa Guarda Comparte

Si pensamos en nuestra prenda de ropa favorita seguramente tenga ya varios años, y el uso haya provocado un desgaste. Pero quien más o quien menos tiene una prenda predilecta, y sabemos que es muy complicado que la tiremos a la basura. Si además dicha prenda de ropa es blanca, el uso y los lavados continuos harán que pierda la blancura. Si bien es verdad, existen numerosos productos que actúan en la ropa ofreciendo la posibilidad de blanquear nuestra ropa, pero en muchas ocasiones estos productos pueden llegar a deteriorar el material de dicha prenda. Por eso aún existen algunos remedios que te ayudaran a saber cómo blanquear la ropa. Dale unos años más de vida a esa camiseta que tanto te gusta.

Blancura impecable sin lejía

Ya comentamos anteriormente que algunos productos, al darle un uso elevado pueden llegar a dañar las prendas de ropa. Por ello en este consejo no usaremos lejía. Todo cuanto necesitamos será lo siguiente.

  • Percarbonato de sodio
  • Zumo de limón
  • Agua muy caliente que no hierva

Como puedes ver, son productos que todos podemos tener en nuestras despensas, o que podemos adquirir de manera muy sencilla. A continuación comenzaremos con el proceso para blanquear la ropa.

  • Vertemos 100 mililitros de zumo de limón en un recipiente.
  • Tras calentar el agua sin que llegue a su punto de ebullición, le vertemos en una palangana junto con el zumo de limón.
  • A continuación añadiremos el Percarbonato de sodio, con dos cucharadas soperas. Una vez lo hayamos echado, notaremos que se produce una reacción generando un poco de espuma en el agua con zumo de limón.
  • Lo último que debemos meter en la palangana, son aquellas prendas de ropa que queramos blanquear. Hay que tener en cuenta que el agua estará muy caliente, por lo que debemos tener cuidado de no quemarnos. Para remover la ropa podemos usar cuchara de madera o algo para no quemarnos.

Ya solo nos quedará esperar. El proceso suele tardar unos 15 ó 20 minutos. Pero un buen indicativo para saber que ha terminado es observar cuando ha dejado de generar espuma. En cualquier a lo único que debemos prestar atención es a que nuestras prendas estén sumergidas durante todo el proceso, moviéndolas de vez en cuando. Veremos como las manchas que estaban más incrustadas han desaparecido. Si aún necesitan mayor limpieza, las escurriremos antes de meterlas en la lavadora añadiendo 2 cucharadas de Percarbonato en la caja. El resultado será como si fuera nuevo.


Foto: Pixabay

Lee también: Cómo quitar las manchas de sangre

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

+ 8 = 15

Comentarios