Problema resuelto: Cómo abrir una puerta sin las llaves

Evalúa Guarda Comparte

El apuro o la desatención te hicieron una mala jugada: cerraste la puerta de tu casa y las llaves quedaron adentro. ¡Qué problema! Sin embargo, calma, hay algunos métodos que pueden ayudarte para abrirla nuevamente. Si no estás en una situación de emergencia, mantén la calma porque necesitarás paciencia y técnica.

Llamar a un experto puede ser la opción más sencilla, pero quizás la más costosa, así que vamos a guiarte en unos trucos que pueden dar resultado dependiendo de la cerradura de tu puerta. De antemano te advertimos que si la llave quedó puesta y girada, el proceso será más complicado e incluso puede obligarte a romperla.

4 técnicas para abrir una puerta sin llave

El método convencional: la tarjeta

La eficacia de este truco se basa en lo delgado del material, ya que permite colarse en la ranura donde se ubica la cerradura y desplazarse. Algunos prefieren utilizar una radiografía porque tiene mayor flexibilidad y alcance.

Una vez introduzcas el objeto solo es cuestión de posicionarla entre la cerradura y la pared para luego presionar y separar el pasador. Pero te aclaramos que si la llave quedó girada, el método sencillamente no funcionará.

El hilo de lana

Quizás es una de las técnicas que no conocías. El portal Cerrajeros Madrid explica que es tan efectivo como engañoso, pero podría darte resultado. Lo que debes hacer es cubrir una llave con hilo de lana para rellenar todos los espacios de la misma. La idea principal del truco es presionar los pistones de la cerradura, de modo que se acoplen a su forma y así evadir la resistencia.

Foto: Freepik

Cuchillo de paleta o mantequilla

Introduce la punta del cuchillo por el ojo de la cerradura hasta que ya no entre más. Ahora con mucha paciencia trata de girarlo, primero a un lado y luego al otro hasta que escuches o sientas una especie de 'click', lo cual indica que el trabajo fue correcto. También puedes acomodarlo entre la pared y la cerradura, como en el primer método.

La palanca

Esta última técnica se aplica en casos de emergencia donde necesitas abrir lo más rápido posible. Ubica un objeto contundente que pueda instalarse entre la pared y la puerta. Ahora presiona con todas tus fuerzas hasta que logres romper la cerradura, que por supuesto quedará inhabilitada. Es el procedimiento común que utilizan los bomberos o cuerpos de seguridad.

Foto: Freepik

Siempre es recomendable mantener una o dos copias más de las llaves originales, guardadas en un lugar secreto fuera de la casa. Algunos las esconden en el jardín, el coche o bajo la alfombra. Otro consejo es que cada miembro de la familia posea su juego de llaves, incluyendo los niños en edad responsable.

Leer también: Cómo abrir un candado sin romperlo

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

2 + 6 =

Comentarios