Receta divertida: Cómo hacer caramelo en 3 pasos

Evalúa Guarda Comparte

Para untar, adornar o disfrutar solo, el caramelo es un alimento que se prepara con un ingrediente principal: azúcar. ¿Y cómo hacerlo? Pues con una sencilla técnica repostera que hoy vas a aprender. La idea es obtener un líquido (o sirope) que sirve como base para muchos postres. Pero ojo, porque también puede consumirse en forma sólida.

Hagamos caramelo:

  • Tres cucharadas de azúcar
  • Agua
  • Zumo de limón

Preparación:

1. Toma un sartén y agrega el azúcar, una cucharada de agua y otra media del zumo de limón. Luego ponlo al fuego en baja intensidad.

2. Ahora solo debes mezclar hasta que los ingredientes estén completamente fusionados. Si comienza a tomar color, perfecto, déjalo unos minutos más para que se tueste.

3. Finalmente apaga o retíralo del fuego y permite que repose cinco minutos para envasarlo.

Esta es la forma más tradicional de hacer un deliciosos caramelo. Como has notado, es muy sencillo y rápido de realizar. El producto final es un líquido que puedes añadir en tortas, helados, galletas, panquecas, frutas e incluso pan. Es para el gusto de cada persona.

El caramelo también puede prepararse a modo de obtener una pastilla sólida que se chupa. Y es que no necesita tanta explicación, pues se trata de los conocidos caramelos de sabores. Lo mejor es que necesitas los mismos ingredientes.

Pastillas de caramelo

1. Toma nuevamente el sartén y echa azúcar, agua y zumo de limón. Pon al fuego y mezcla hasta que todo se compacte.

2. Espera a que tome color y retíralo de la llama. En esta ocasión no permitas que se tueste tanto.

Previo a la cocción, busca el molde donde deseas envasarlos y déjalos debidamente engrasados con aceite. Puedes hacerlo con una servilleta o pincel.

La idea es que luego no se adhieran los caramelos, sino que puedas retirarlo sin problemas. Trata de que sean recipientes pequeños, ya que son pastillas. Sin embargo, el tamaño también es a tu gusto. Algunos utilizan cubetas de hielo.

3. El último paso es dejarlos reposar unos 10 ó 15 minutos en el congelador. Una vez retirados, aplica agua fría en la parte trasera del molde para que se despeguen. Si no funciona, espera un poco a que suba la temperatura.

¡Y listo! Ya tienes tus caramelos. Ahora solo tienes que envolverlos con papel de seda o celofán para que tenga su debida presentación.


Foto: Pexels

Lee también: ¿Cómo montar nata?

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

59 − 58 =

Comentarios