¿Cómo hacer guacamole?

Evalúa Guarda Comparte

El guacamole es una de las salsas más usadas en América Latina. Diversas personas lo comen con lo que venga e inclusive, hasta fuera de América latina ha resonado el nombre del guacamole y es que, el exquisito sabor de esta salsa no se puede pasar desapercibido tan fácilmente y más aun cuando está preparado con ingredientes frescos que potencian su sabor.

Sin embargo, muchas personas desean hacer guacamole casero, pero no saben cómo hacerlo. Si tu eres una de esas personas que desearía saber cómo hacer guacamole, no tienes que esperar más, a continuación, encontrarás la manera de hacerlo sin mucho esfuerzo.

Ingredientes

  • Un aguacate grande maduro
  • Un limón
  • 6 gotas de tabasco
  • 1 cebolla blanca mediana
  • Unas tres ramitas de cebollín
  • Medio pimentón verde
  • Un puñado de ramitas de cilantro
  • Sal
  • Aceite de oliva extra virgen

Preparación

Lo primero que debes de hacer después de comprar todos los ingredientes para tu guacamole es lavarlos bien. Toma la cebolla y corta los extremos de esta, quítale toda la piel y córtala en cubos muy finitos. se te hará más sencillo si cortas la cebolla por la mitad y luego lo haces en cuadritos. Toma el pimentón y los cebollines y córtalos de igual forma finamente, que sean casi imperceptibles.

En cuanto tengas que utilizar el cilantro hay personas que no utilizan las ramas y les gustan más las hojas, sin embargo, ambas partes del cilantro dan un sabor increíble, así que recomendamos que lo laves muy bien y lo cortes en trozos mínimos. Después de hacer todo esto divide el aguacate en dos, ábrelos y con la ayuda de un cuchillo retira la semilla o hueso, como desees llamarle, y con una cuchara, preferiblemente sopera le extraes toda la pulpa mientras la colocas en un bol de vidrio.

Toma un tenedor y tritura el aguacate, hasta que esté completamente suave y grumoso. Toma un exprimidor de limones y exprime el jugo del limón sobre el aguacate. Mezcla todo bien hasta que esté completamente integrado, ve añadiendo poco a poco el cebollín, la cebolla, el cilantro, el pimentón, la sal, el aceite y las gotas de tabasco.

Integra bien todos los ingredientes ¡Y listo! Pruébalo y verifica que tenga suficiente sal y suficiente tabasco. Si todos los sabores te satisfacen, puedes conservarlo en la nevera, para que se mantengan y se potencien sus sabores para la hora en la que lo vayas a ingerir.


Foto: Pixabay

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

23 + = 29

Comentarios