Dominando tu coche: Cómo aparcar en batería

Evalúa Guarda Comparte

Se puede ser un excelente conductor, conocer todas las normas de tránsito y hacer los cambios de tu coche perfectamente. Sin embargo, la maniobra de aparcar en batería suele generar dudas, sobre todo por el angosto espacio y los nervios de colisionar algún auto vecino.

Has notado que tu coche (o el de alguien más) queda fuera de la línea, con las llantas cruzadas e incluso no tomando el espacio completo. Aparcar en batería, bien sea de frente o poniendo marcha atrás, debe ser un movimiento cuidadoso. Tampoco tardarás una hora en acomodar tu coche, pero te explicamos algunos consejos para hacerlo rápido y correctamente.

4 pasos para aparcar en batería:

De frente

1. Lo primero es mantener el coche en una posición lo suficientemente separada del lado donde vas a aparcar. Esto va a favorecer el giro (derecha o izquierda) cuando vas a entrar a tu espacio.

2. Lo siguiente es calcular cómo aparcar sin invadir otro espacio, ya que tu coche debe quedar entre las dos líneas marcadas. Esto no tiene una ciencia de movimiento, solo se trata de girar en la velocidad debida para ingresar correctamente.

3. Una vez dentro, chequea la distancia que dejaste respecto a los espacios a los lados. Si necesitas rectificar, pon marcha atrás y gira lo necesario. No es difícil: solo concentración... y lógica.

4. No olvides, NUNCA, enderezar el volante para que tus neumáticos estén rectos. Aunque no lo creas, con esto puedes bloquear o invadir otro lugar del parqueadero.

Pexels

En retroceso

Dependiendo del escenario, aparcar en batería poniendo marcha atrás puede resultar fácil o algo más complicada. Si el espacio que tienes al frente está vacío, la maniobra debe ser "pan comido". Si no, entonces presta atención.

1. Partiendo con la idea de que el espacio frontal está despejado, utilízalo como referencia para colocar el coche totalmente perpendicular y aparcar en línea correctamente. Si el lugar de frente está ocupado, es momento de calcular una vez más.

2. Sobrepasa tu espacio (un metro máximo) y ahora pon marcha atrás. No gires el volante completo y tampoco tardes en hacerlo, lo mejor es comenzar a moverlo en cuanto pises el acelerador. Esto depende también de la velocidad en la que estacionas.

3. Lo más imprescindible en esta situación son tus espejos retrovisores (todos), ya que te informan del espacio que has ocupado y el restante para aparcar en batería. Si necesitas rectificar, no desesperes, vuelve hacia adelante y vamos nuevamente.

4. Endereza el volante para que las llantas para que estén alineadas. ¿No lo habías olvidado, cierto?

Lee también: Cómo dar de baja un coche

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

1 + 5 =

Comentarios