Cómo controlar los celos: 5 consejos para que no te dominen

Evalúa Guarda Comparte

Lo primero que debes saber es que los celos hablan mal de ti, ya que te describen como una persona insegura, obsesiva e incluso malhumorada. Aprender a controlarlos requiere de práctica psicológica y aplicar una serie de consejos que te presentaremos.

Cuando un hombre o una mujer está en plan de conquista es común que los celos se entrometan. Por supuesto, no deseas que nadie intenta enamorarla, la besen, abracen o que quizás le envíen mensajes cariñosos. Sin embargo, todo tiene su equilibrio y debes mantener los pies sobre la tierra.

En primer lugar, antes de dar una mínima cabida a los celos, tienes que entender que todavía no son pareja, por lo que no puedes reclamarle sobre algún episodio. Pero... si ya has comunicado tus sentimientos y ambos están en proceso de establecer una relación, lo más sensato es que conversen y se sinceren para que los celos simplemente no tengan protagonismo.

Los celos representan una inquietud mental ante al escenario de que una persona que te atrae, o quizás tu propia pareja, se fije en alguien más o que se pretendida por alguien a quien consideras con cualidades para destronarte. Esto genera incomodidad y te incapacita para pensar con claridad, de aquí nacen las discusiones, reclamos, distancias o rupturas.

Como no deseamos que nada de esto te ocurra...

Controla los celos con estos 5 consejos

Analiza los motivos (lógicos) que producen celos y comunícalos

Es un consejo que procede en dos pasos, el primero es que puedas evaluar qué provoca en ti este sentimiento. Quizás esa persona pasa demasiado tiempo en el teléfono o sonríe mientras de más mientras lo utiliza, probablemente se viste muy atractivamente o es de las que saluda a todo su círculo social con "mi amor", "mi vida", "cariño".

El segundo paso es comunicarlo no desde los celos, sino la sinceridad. De esta manera pueden llegar a un pacto donde ambos intentarán regular esas costumbres. Si la respuesta que recibes es un "yo soy así y no hay nada que hacer", comienza por evaluar a quién estás pretendiendo.

Shutterstock

Desarrolla tu confianza y dedica tiempo para ti

La mejor forma de no sentir celos es evitando aquello que pueda causarlos. Distráete con los amigos, dedica tiempo a tus aficiones y déjate extrañar. No caigas en el descuido, sino en dar a conocer que vales mucho. Si te escriben para saber de ti, bingo, tu confianza crecerá inevitablemente.

Cede espacio

Todos los hombres y mujeres requieren su espacio, aún dentro del matrimonio. Así como solicitas el tuyo, cede el de tu pareja o de quien pretendes. Esa persona valorará la intención de dejarle disfrutar con sus amistades y de sus actividades, así se desarrolla una confianza amorosa y los celos simplemente... no existen.

Respeta su pasado

Nada de lo que ocurrió en el pasado de esa persona tiene que ver contigo. Respétalo y hazle saber que tú eres el presente con un futuro interesante. Las conversaciones sobre exparejas o episodios sexuales anteriores deben afrontarse con sutileza, tacto y confianza. No tiene sentido demostrar celos por alguien que ya no existe. Atención, porque si expresa o sientes que aún está atraída por un ex, lo mejor es hablarlo y tomar la determinación de continuar o esperar que aclare sus sentimientos.

Nunca pretendas construir una relación de pareja con alguien que aún guarda sentimientos para un ex, porque evidentemente no ha sanado y podría no estar preparada para estar contigo.

Sé inteligente

Imagina que asistes a una fiesta con tu pareja y en un momento determinado alguien se acerca a ella cuando tú no estás. Y entonces tomas ese objeto contundente y vas corriendo para asesinarle... no, no... lo único que harás es perder a tu pareja y la libertad, porque seguro irás a prisión.

Qué tal si te acercas a tu pareja y delante de esa persona le abrazas la cintura y le das un suave beso en la mejilla. Si voltea para dártelo en la boca, pues aún mejor. De este modo tu terreno está seguro y tu pareja ni notará que sentiste una pizca de celos. A eso le llamamos inteligencia. "Cariño... ¿puedo hablar contigo un minuto?", es otra estrategia para alejarla de la posible amenaza. Y por favor, dinos que antes pensaste qué querías comentarle en ese minuto.

Lee también: ¡Y caerá a tus pies! 6 estrategias para conquistar a un hombre

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

62 − = 56

Comentarios