7 consejos fiables‎: Cómo ayudar a una persona con depresión

Evalúa Guarda Comparte

Clínicamente, la depresión está definida como un trastorno del estado anímico donde una persona puede expresar tristeza, que es lo más común, frustración, ira o miedo. Al menos una vez en la vida, por un corto periodo de tiempo, todos padecimos esta condición psicológica.

depresión

Dependiendo de su grado, la depresión se trata con medicamentos recetados por un especialista, psicólogo o psiquiatra. Sin embargo, estos fármacos pueden crear dependencia y algunos luchan por resolver la situación con otras alternativas como el entretenimiento, amor y autoayuda.

Además del propio trastorno que produce agresividad, bipolaridad o ansiedad crónica, existen otros factores que originan la delicada condición. Estos son la depresión postparto, el desamor, migrar a un país desconocido, la distancia familiar, la pérdida de un ser querido e incluso un trabajo monótono.

Cuando compartimos con una persona que atraviesa una depresión es fundamental saber que hay muchas herramientas para apoyarla. Y aunque el trastorno no le permite verlo, es seguro que ese alguien está pidiendo auxilio.

7 consejos para ayudar a un depresivo

Sé empático

Es la clave fundamental. Jamás podremos ayudar a una persona con depresión si no entendemos la situación psicológica por la que está atravesando. Si nunca has padecido la condición, infórmate en los libros o con un especialista ante de actuar con el "paciente".

Mensajes motivadores

"Con el tiempo vas a estar bien", "mantén la calma", "vive un día a la vez", "quiero verte bien", "¿Puedo acompañarte?"... Estas son algunas frases que puedes regalarle a una persona en depresión, pero es importante saber cuándo expresarlas. En plena crisis de ansiedad no es conveniente, sino cuando haya más tranquilidad. Recuerda que la depresión se mide por episodios.

"Necesito tu ayuda". Esto es clave, porque estamos despertando en el depresivo un pensamiento que mantiene oculto: ser útil. La idea es que sienta que él también puede prestar apoyo y automáticamente olvidará que es víctima.

Dale su tiempo y espacio

La renuencia es típica de una persona con depresión, así que cuando se manifieste toma distancia, lo cual es no igual a abandonar. Si el "paciente" desea estar solo o que no le hablen, respétaselo. Puedes supervisarlo preferiblemente sin que se sienta vigilado, pero es importante que no esté presionado.

Foto: Freepik

¿Qué le agrada?

Una película preferida, alguna comida, un 'hobbie' que normalmente le gusta o una canción que le encante. Averigua cuáles son estos factores para elevar su ánimo de una manera estratégica. La idea es estimular su sentido del gusto, olfato y auditivo para liberar endorfinas y aliviar la depresión.

No demuestres lástima

Una persona depresiva suele desear que sientan lástima por ella, lo cual es un error, porque alimenta el trastorno. La hipersensibilidad se manifiesta e incluso puede llegar a manipular a sus allegados para consumir medicamentos o exigir amor. Hazle saber que comprendes su estado, pero no significa que jugará al enfermo.

Recuérdale quién era antes de su depresión

Hazlo de forma sutil, sin atosigar o insistir, porque te llevarás una respuesta como: "Ya yo no soy esa persona" o "esa persona murió". Llévala al pasado alegre con recuerdos de sus logros, motivaciones, planes de vida, juegos de infancia y momentos divertidos.

Háblale de Dios

También con precaución, porque podría contestar con un "Dios me quiere así". Menciona versículos bíblicos acertados, invítale a la iglesia o convérsale sobre Dios como si narraras una historia donde está implícito.

Foto: Freepik

Debes tomar en cuenta que un trastorno depresivo agresivo es peligroso, porque pueden autolesionarse o tener pensamientos suicidas. En estos casos es conveniente una supervisión constante, sobre todo tratándose de jóvenes. Oculta objetos punzantes, accesorios de cocina e incluso productos de limpieza.

En algunas personas la depresión es sumamente dependiente de medicamentos. Si este es el caso, cualquier consejo anterior es válido, pero mantén su dosis correcta para evitar ansiedades, bipolaridades y demás conductas propiciadas por la condición.

Leer también: ¿Cómo salir de una depresión?

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

38 − = 31

Comentarios