Cómo quitar las manchas de vino

Evalúa Guarda Comparte

Una de las peores cosas que nos pueden suceder en cualquier evento que implique una comida es mancharnos. Además, son en esas situaciones donde más nos arreglamos y mejor vestidos vamos cuando suelen suceder. El hecho de estar sentados en una mesa rodeados de vajilla, vasos y cubiertos, o el estar acompañados de una conversación y no prestar atención a otras cosas son motivos para que nos ocurra. Y si hay algo preocupante cuando nos manchamos es hacerlo con vino. Puede parecer algo muy tópico, pero realmente es algo que puede estropear nuestras mejores prendas de ropa, y que además sucede más habitual de lo que parece. Pero quizás algunos trucos sobre cómo quitar las manchas de vino nos pueden servir para salvar nuestra ropa de gala.

Trucos para limpiar la ropa de vino

Ya hemos comentado que es más habitual de lo que parece manchar nuestra ropa con vino. Además, el vino tinto es el peor enemigo en cuanto a manchas se refiere. Ya no solo puede llegar a estropear nuestra ropa, además con una sola gota de vino, la mancha puede llegar a notarse demasiado por culpa de su color tan vivo. Por ello uno de los trucos más aconsejables es el vinagre blanco y detergente. Ya que el vinagre neutraliza la coloración rosada del vino, si frotamos con detergente después de aplicar el vinagre, la mancha habrá desaparecido.

En cuanto a la ropa otro truco muy recurrente si no disponemos de vinagre blanco, es de nuevo el detergente pero esta vez con agua oxigenada. Combinando ambos elementos a partes iguales y dejando que la prenda lo absorba, una vez hecho esto la lavaremos de manera normal y la mancha ya no estará.

Otras superficies

Existen algunos otros consejos destinados a otros tejidos que no son la ropa. Algunos como los manteles sufren manchas de vino más que ninguna otra prenda, y comer sobre un mantel que ya está manchado puede resultar bastante desagradable. Una alternativa a los productos para ello y además muy barata es usar agua hirviendo. Los manteles tienen la cualidad de ser bastante resistentes debido a su uso. Por ello si tensamos la zona de la mancha para estirarla y le aplicamos agua hirviendo, la tela no sufrirá ningún daño y el mantel quedará como nuevo.

Otro método, que podemos usar en otras superficies además de manteles, tales como alfombras, es el conocido como truco de la sal. Tras absorber toda la mancha que podamos con un papel a continuación la cubriremos por completo con sal que aspiraremos al rato para descubrir cómo ha desaparecido.


Foto: Pixabay

Lee también: Cómo quitar las manchas de sangre

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

54 − = 49

Comentarios