Cómo organizar una boda... y que sea el mejor día de tu vida

Evalúa Guarda Comparte

¿Ya tienes tu anillo de compromiso?... Sí, entonces comenzamos bien. Organizar un boda es la continuación de una propuesta de matrimonio y para las mujeres representa el día más importante de sus vidas. Para ellas existen cuatro motivos que son esenciales para la ceremonia, por encima de otros detalles e incluso del mismo novio.

Estos son: anillos, ¡vestido!, flores... y dama de honor. Estos cuatro elementos representan la decoración de su boda, los cuales deben estar en "perfecto" estado. Lo demás: invitados, musicalización, recepción y comida siguen siendo destacados.

Así se organiza una boda

Iglesia

La elección del lugar es base fundamental, porque de allí parten las ideas para la decoración y la comodidad para el desplazamiento de familiares e invitados. Este debe ser el primer paso a aclarar, además de chequear la disponibilidad de la iglesia en una fecha exacta.

Vestido

Toda novia siente el 50% de su boda resuelta en cuanto ya tiene su vestido. Aquí es donde la dama de honor y demás amigas de confianza entran en escena para ayudarle en la elección. Una vez listo este paso, el hombre respira con más tranquilidad. Pero manos a la obra, que faltan detalles.

Pexels

Flores y decoración

Esto abarca altar, ¡buqué!, mesa, paredes, techo e incluso la salida. El tipo de flores, la cantidad, los colores, manteles, luces... todo se combina en un boda que la novia imagina en su cabeza. Además de la dama de honor, acá entra en acción un aliado llamado decorador, quien debe encargarse de estos importantes detalles.

Invitados

Al momento de diseñar y enviar la lista de invitados, quiere decir que la fecha está definida y confirmada. Lo más aconsejable es adelantar lo más que se pueda en la organización de la boda, pues una vez emitidas las invitaciones... no hay marcha atrás.

Pexels

Recepción

Normalmente esta es tarea del hombre. Tras planear y opinar con su futura esposa, el novio se encarga de organizar la recepción (si deciden hacerla) con sus familiares y amistades. El lugar, la musicalización, mesas, nueva decoración, estacionamiento para los coches, comidas, bebidas... ¡todo!

Hay parejas que entregan dos tipos de invitaciones, unas dirigidas a quienes van a la iglesia y recepción, y otras para los que únicamente asistirán a la ceremonia.

Y no lo olvides... luna de miel

También es un plan que pertenece al hombre y, comúnmente, inicia tras finalizar la recepción. Algunos matrimonios desaparecen en plena fiesta para comenzar su viaje o partida a un sitio específico donde disfrutarán a solas de sus primeras horas como recién casados.

Pexels

Lee también: ¿Deseas besar bien? 5 consejos para enloquecer con tu boca

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

− 1 = 9

Comentarios