¡Comprobados por la ciencia! 7 hábitos para ser feliz

Evalúa Guarda Comparte

Para poder alcanzar esa etapa, escenario, modo de vida o momento al que llamamos felicidad, es necesario saber qué significa ser feliz o la palabra felicidad. Mihaly Csikszentmihalyi, investigador y psicólogo croata, ofreció la definición como “el resultado de un estado de flujo”, siendo el “flujo” una experiencia o reto que nos lleva a la satisfacción y crecimiento personal.

Otro científico y aficionado al budismo, Matthieu Ricard, fue catalogado como el “hombre más feliz del mundo”. Esto sucedió luego de haber sometido su cerebro a un escáner neurocientífico, dando el resultado a través de una escala. Según Ricard, las claves para la felicidad son el altruismo y la aceptación del presente. Esto apoyado en un rasgo de la personalidad llamado perseverancia.

A pesar de las incontables definiciones que existen, lo más importante es que tengas tu propia definición de felicidad y sobre cómo ser feliz. Con el aporte del portal Habitualmente, te enseñamos a encontrarla y desarrollarla. Cabe destacar que no se mencionan hechos como hallar una pareja, casarse o tener hijos, pues se trata de formas o hábitos cultivados en el amor propio.

7 consejos efectivos para ser feliz

Haz ejercicios

Seguro ya lo has escuchado en varias oportunidades. La actividad física estimula la liberación de endorfinas, que son neurotransmisores encargados de producir tu bienestar y felicidad. Una rutina de ejercicios al día es más que suficiente para cumplir con tu mente y cuerpo.

Duerme correctamente

En una posición ideal y lo más fundamental: una cantidad de horas que elimine tu cansancio. El mal humor y la falta de apetito son consecuencias de no dormir lo suficiente. Tampoco es válido irte a la cama a las 3:00 de la madrugada y despertar a las 11:00 de la mañana, porque hay una gran diferencia entre dormir y descansar.

Este es uno de los hábitos que nunca debe descuidarse porque puede pronosticar cómo será tu siguiente día. Recuerda además que el cansancio acumulado descontrola tus comidas y crea enfermedades.

Complace a alguien más

Ver la alegría alojada en otra persona, y que nosotros seamos el motivo o lo hayamos desarrollado, también cultiva satisfacción en nuestro espíritu. Para ser feliz es necesario brindar felicidad, así que haz un regalo, da una buena noticia u ofrece una caridad. También es válido hacer reír a una persona o dar un consejo que edifique.

No siempre habrá la receptividad más alegre por parte de la otra persona, pues su estado de ánimo quizás no sea el mejor. Sin embargo, la satisfacción de haber cumplido con ayudar o complacer es un aporte a tu propia felicidad. Y de eso se trata.

Aprende algo que deseabas

Un idioma o juego, un concepto o una receta. Aprender algo nuevo expande los conocimientos, dándote la sensación de satisfacción. Pero no te detengas, proponte hacerlo al menos cada dos días, así sea una palabra nueva, y verás como logras alcanzar ese sentimiento que los científicos llaman felicidad.

Agradece

Por todo lo buena y por la experiencia que haya dejado lo malo. Agradecer es un resultado de que te sientes vivo y lleno de retos que puedes superar. También es importante decir “gracias” a quien te ofrece ayuda, porque te permite cultivar relaciones. Agradece en todo momento, incluyendo haber despertado y recibir una nueva oportunidad de vida.

Pide perdón

Está comprobado científicamente que “perdón” es la palabra más difícil de pronunciar por parte del ser humano. Y es que el ‘antónimo’ de perdón se llama “orgullo”, un sentimiento que impide el acto sincero de disculparse.

Pedir perdón cierra ciclos, renueva, motiva. Y no importa si aquella personas lo acepta o no, la satisfacción de haber dado el paso te permite ser feliz.

Controla tus pensamientos

Pensar en muchas cosas o estancarte en un pensamiento desarrolla estrés y ansiedad. Aprende a manejarlos con meditación, consciencia del presente y entretenimiento. Mientras más distraído te encuentres, la mente no halla tiempo para pensar.

La meditación no es una práctica sencilla, pues requiere tiempo para aprenderla. Sin embargo, con respirar profundamente y ordenar tus emociones ya entras en una etapa de meditación donde logras sentirte mejor y ser feliz.


Foto: Pexels

Lee también: 5 técnicas efectivas para relajarse… ¡Todo está en la mente!

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

84 + = 89

Comentarios