¡6 consejos! Cómo conocer a los padres de tu pareja

Evalúa Guarda Comparte

Si vas a entrar en este escenario, entonces te felicitamos, porque es uno de los pasos más importantes en una relación: conocer a los padres de tu pareja. Para algunos es una situación de muchos nervios, pero si todo va bien, el amor es mutuo y hay formalidad, no hay nada que temer.

Lo primero que te recomendamos antes de conocer a los padres de tu pareja es saber cómo se llaman y a qué se dedican, así tendrás algunos temas de conversación que tocar. Trata de averiguar con sinceridad cuál es la estructura familiar de tu pareja, es decir, si vive solo con su madre, por ejemplo, si hubo un divorcio y cómo se la lleva tu pareja con ellos.

Los consejos que vamos a darte son universales, así que da igual si eres hombre o mujer. No te salgas de tu personalidad y tampoco busques transmitir alguien que no eres, porque será tu pareja la primera en notarlo.

Conociendo a los padres de mi pareja

Viste adecuadamente

Esto puede depender del lugar donde vas a conocerlos. Si es en casa, puedes vestir en forma casual: un jean, una buena camisa o chemise y un par de zapatos. Si es en la calle, trata de adaptarte al sitio o consulta con tu pareja, si hay la confianza suficiente.

Escucha, luego habla

Podrías toparte con padres habladores o callados, pero indiferentemente del caso, nunca les interrumpas. Si sucede, pide disculpas y cede la palabra. Modera tu tono, hablar con educación y transmite sencillez.

Probablemente sugirán preguntas como... ¿A qué te dedicas? ¿Trabajas? ¿Cómo está tu familia? Y te recomendamos responder siempre con sinceridad, no mientas. Si tu condición familiar no es la mejor, puedes omitir detalles o responder con un sencillo: "Están bien, gracias a Dios, en su día a día".

Acepta todo lo que te ofrezcan

A menos que verdaderamente no te guste, acepta cualquier detalle que te ofrezcan: café, té, galletas, pasabocas, agua, fresco. El "no, gracias" sácalo de tu mente. Si en última instancia no deseas tomar café, por ejemplo, responde: "Le agradezco mucho, pero no soy de tomar café, le acepto un vaso con agua".

Pexels

Despégate un poco de tu pareja

Esta cita es para conocer a tus padres, así que céntrate en ellos. Puedes tomar la mano de tu pareja, acariciarle el cabello en algún momento o incluso ofrecerle ayuda si la necesita, pero nada de besos ni abrazos por el momento.

Si te da un beso frente a ellos, responde con una sonrisa y continúa conversando con los padres. Es lo más sano al principio para respetar la presencia de ellos. Podrías conversarlo con tu pareja antes de efectuar la visita, si hay la confianza.

Padres problemáticos

Cabe la posibilidad de toparte con una mujer u hombre sarcástico, echador de broma o quizás cascarrabias, algo que tu pareja debería contarte previamente. En este caso ten paciencia, no lo tomes como algo personal y mucho cuidado con responder en el mismo "idioma". Lo más conveniente también es permitir que tu pareja tome protagonismo.

No extiendas la visita

Cuando llegue la hora prudente, despídete afectuosamente, agradece la atención, y procede a marcharte de la manera que hayas planificado. Si se ofrecen a llevarte a casa recuerda el tercer consejo: acepta todo. Para despedirte de tu pareja, dale un cariñoso abrazo y un tierno beso, pero hasta allí.

No preguntes luego a tu pareja si hubo alguna opinión o comentario, espera que te dé la información, si es que la tiene. Si la conversación fue amena, todo fluyó en normalidad y te retiraste a una hora correcta, entonces misión cumplida.

Leer también: ¡La decisión más importante de tu vida! Cómo pedir matrimonio: 3 consejos

Evalúa el artículo
Compártelo
Comentarios
Respuestas

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

17 − 14 =

Comentarios